Enfermedad Inflamatoria Intestinal

3/4/2016

¿Qué es la EII?

 

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) cubre una serie de padecimientos que involucran la inflamación del sistema digestivo, especialmente del intestino. Esta es la parte del cuerpo involucrada en la digestión de los alimentos, la absorción de nutrientes y agua y finalmente la eliminación de los productos de desecho (conocidos como las heces).

En ocasiones las personas pueden confundir el síndrome del intestino irritable (SII) con la enfermedad inflamatoria intestinal (EII).  Aunque los síntomas como la diarrea y el estreñimiento son similares, las causas de la EII y del SII son diferentes. El SII es un trastorno funcional, que significa que el sistema digestivo parece normal pero no siempre funciona adecuadamente. La EII es un trastorno crónico (continuo) que produce inflamación y en ocasiones daños en la estructura intestinal.

Existen dos tipos principales de EII: colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn. Éstas afectan distintas partes del sistema digestivo y producen síntomas ligeramente distintos.

A continuación se presenta una descripción rápida de la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn:

Tabla 1: Diferencias entre la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn.

 

Colitis ulcerosa (CU)

Enfermedad de Crohn (EC)

Parte afectada del intestino

Siempre afecta el recto y el colon (intestino grueso).

Puede afectar el sistema digestivo entero de la boca al recto.

Características

Las secciones afectadas del intestino forman bloques continuos sin secciones saludables intermedias.

Las secciones afectadas del intestino alternan con las saludables ("salteadas").

 

La inflamación afecta solamente el recubrimiento del intestino (la mucosa).

La inflamación afecta la pared intestinal entera.

 

Rara vez se desarrollan fístulas.

Con frecuencia implica el desarrollo de fístulas.

 

Normalmente comienza antes de los 30 años Pero puede ocurrir a cualquier edad, y algunas personas pueden no desarrollar la enfermedad hasta los 50 o 60 años.

Puede ocurrir a cualquier edad, pero generalmente empieza en la juventud. La mayor parte de las personas que desarrollan la enfermedad de Crohn son diagnosticadas antes de cumplir 30 años de edad.

Síntomas

Diarrea recurrente que y muy frecuente. Las heces pueden contener sangre o flema.

La diarrea recurrente no ocurre tan a menudo como en la CU.

 

Las heces casi siempre contienen sangre. A veces esto se nota a simple vista.

El sangrado no es tan frecuente como en la CU pero puede ocurrir.

 

El estreñimiento puede ocurrir en la CU, pero no con tanta frecuencia como en la EC.

El estreñimiento puede suceder en el momento en el que los demás síntomas de la enfermedad están bajo control.

 

Dolor abdominal variable (estómago); la intensidad y la localización (el lugar en el que se siente el dolor) puede cambiar. Puede causar sensaciones desagradables en la parte inferior del abdomen, sobre el borde superior del hueso de la cadera o producir espasmos o cólicos en la parte media del abdomen. El dolor puede ser más serio durante una recaída. Otros síntomas incluyen náuseas y vómito.

Episodios recurrentes de dolor insoportable, principalmente en la parte inferior derecha del abdomen. Esto suele ocurrir antes de ir al baño. Pueden presentarse náuseas y vómito, especialmente si hay un absceso o perforación presente en la pared intestinal.

 

Con frecuencia la fiebre acompaña la reagudización intensa de la enfermedad.

Por lo general, la fiebre es ligera, altas temperaturas y fiebre fría pueden indicar complicaciones.

 

La pérdida del apetito, pérdida de peso y el crecimiento retardado en los niños no siempre sucede en pacientes con CU moderada o medianamente grave. Sin embargo, el crecimiento de algunos niños y adolescentes puede verse limitado debido a la enfermedad.

Pérdida del apetito, pérdida de peso de aproximadamente 10-20%. Es común que se presenten deficiencias de crecimiento en niños y adolescentes.

 

Dificultades con la evacuación - se vuelve necesario ir al baño con mayor frecuencia. O tenesmo(sensación de tener que ir al baño mientras que el recto está vacío) así como la retención de heces.

Problemas al vaciar los , especialmente durante una reagudización.

 

La ulceración anal tiene lugar y las fístulas ocurren rara vez.

Las fístulas y la ulceración anal pueden ser algunos de los primeros síntomas que llevan a sospechar la presencia de EC.

 

No se presentan síntomas neurológicos o psiquiátricos.

Los síntomas neurológicos o psiquiátricos pueden estar entre las primeras señales de EC.

 

Fuente:http://www.conquistaeii.com/aprenda-sobre-la-eii/que-es-la-eii